Category Archives: Noveno

Profecía & Par Ordenado

 

PROFECÍA

El bisabuelo fue un abuelo sabio
El abuelo, un padre anciano
Y el padre, un excelente hijo;

De repente un Buendía
Hijo que fue nieto de primera mano
Trajo consigo a un bizantino;

Este, a su vez, descendió otro peldaño
Y el cuarto palmo, para cumplir la profecía
Puso donde la trompa del oso se extasía:

El diáfano cadáver del nieto 5to: un bicho.

Y ahora,

PAR ORDENADO

( Se ha colgado al amor de las orejas
Como a un suave conejo blanco;
Se le ha colgado en la pared, de un clavo
Repletado de las cosas diarias ).

 

 

                          Felix Llatas
                       Cutervo – Perú

                     
                                               

Revista Dúnamis   Año 9   Número 9    Octubre 2015
                                   Página 32

Crónicas del Bosque

 

 

Aproximaciones argumentales para dar cuenta de la “Atlantis Latinoamericana”

 

El presente ensayo, es un correlato que apunta a buscar cierta verosimilitud, en el texto planteado en el número anterior, intitulado “Crónicas del bosque”, donde se vislumbra la posibilidad teórico-fáctica de la existencia de una cultura precolombina, nunca antes examinada o siquiera indagada como posible.

Sí bien el hallazgo de este diálogo platónico es una gran novedad para el mundo de las ciencias espirituales, lamentablemente, nosotros avocados a la investigación de esta cultura nos quedamos con el deseo de continuar leyendo lo que el filósofo supo acerca de la misma, un tesoro preciado que debe estar en algún papiro oculto en el Mar Muerto o en el Egeo. De todas maneras no es óbice para que continuemos con lo que tenemos hasta el momento, que no es poco. Ni mucho menos nos permita trazar la existencia de estos prohombres que son parte constitutiva de nuestros antepasados.

Podríamos inferir que este sistema organizacional que desarrollaron los gentereí o los del bosque, fueron las bases mismas que desarrolló el feudalismo durante siglos en casi todas las extensiones del globo. De acuerdo a los patrones culturales y políticos reinantes, no se reconocían como un sistema de casta o clanes, sin embargo, estaban bien determinados tres estratos, que extrañamente no se distinguían por hábitos de consumo, por actividades a desarrollar, por privaciones o limitaciones, sino por el lugar, ni siquiera de hábitat general, sino de pernocte. Es decir, los Ahiteba, eran tales, porque dormían dentro de esas construcciones símiles a castillos, y esa es la única característica que abiertamente los hacía tales y los separaba tanto de los chimbos, que eran tales precisamente porque pasaban horas del día dentro de las construcciones o de los castillos y de los gentereí que eran quiénes habitaban y dormían en el bosque, en el descampado, en la intemperie.

Esta diferenciación social por pertenencia de hogar ante la nocturnidad, es toda una novedad en sí misma en relación a todas las culturas hasta ahora estudiadas, pues no hablamos de que ningún habitante tuvieran vedada la participación política, de hecho es hasta llamativamente avanzado el sistema democrático o electoral que desarrollaron; tampoco la participación en festividades, la práctica de cultos, tampoco un conjunto punitivo o sancionatorio especial para quiénes no estuvieran en el manejo del poder. Técnicamente podríamos hablar que el sistema político/social/organizacional, les permitía a todos y cada uno de los habitantes el desarrollo por igual de sus deseos, expectativas o proyectos, dando por sentado por tanto que construyeron una sociedad democrática digna de nuestros tiempos. Sin embargo, la estratificación, que perduró en la nominalidad de las tres clases de habitantes, nos brinda el hiato que hace posible que al recorrer por dentro este sendero, veamos que en verdad, esa clase gobernante (Los Ahiteba, que de acuerdo a ciertos filólogos especializados en lenguas amerindias, podría significar “los puros, los de verdad, los auténticos”) sometió con un poder hipnótico, enmadejo a más no poder, encorsetó al extremo de solo permitir un resquicio de aire, maniato pérfida y perversamente al resto de los habitantes, que sometidos a estos, vivieron durante años y por generaciones, como narcotizados, en un sistema de cosas que explícitamente no prohibía nada, pero que implícitamente sólo dejaba subsistir con la única razón de servir, en una suerte de lacayismo oculto, a quiénes idearon – con la malicia real de las almas más egoístas y con la astucia y genialidad de lo demoníaco – esta cultura que tenemos bajo estudio.

Recurrimos al Psicólogo Social de la Universidad del Zulia (Maracaibo), Orlando B., quién posee un compendio acerca del comportamiento psicológico de culturas precolombinas, tanto en su nivel consciente como del inconsciente colectivo, destacando que así como reprodujimos a eruditos de universidades europeas, también lo hacemos de eméritos formados en casas de altos estudios de Latinoamérica, a los efectos de no caer, en lo que algunos autodenominados “progresistas” dan en llamar el imperialismo cultural de entender o analizar las perspectivas de nuestros antepasados bajo miradas o paradigmas europeizantes o extranjerizantes que desvirtuarían el objetivo del presente estudio.

Expresa el profesor bolivariano: “A lo largo de sesudos años de investigación, pudimos demostrar que en ciertas culturas, muy pocas por cierto, se dio un fenómeno que dimos en llamar Parasitismo, al igual que lo que define la ciencia biológica; proceso por el cual una especie amplía su capacidad de supervivencia utilizando a otras especies para que cubran sus necesidades básicas y vitales, que no tienen por qué referirse necesariamente a cuestiones nutricionales, y pueden cubrir funciones como la dispersión de propágulos o ventajas para la reproducción de la especie parásita; el parasitismo social o que nos convoca, se aviene a las mismas características que el parasitismo general. Medularmente la diferencia consiste en que un subgrupo o clan, ejerce un parasitismo no orgánico, sino más bien cultural o espiritual. Una suerte de enajenación de expectativas, de deseo, de humanidad, un sometimiento subrepticio, camuflado, un colonialismo progresivo y soterrado, que ejercieron en ciertas culturas, un grupo por sobre el resto, generando períodos temporales de aparente calma, pero que finalmente implosionaron llevándose a todos y cada uno de los integrantes de la comunidad, como las marcas que pudieron haber dejado en el paso por el mundo. El caso más paradigmático es el de los llamados “gentereí” en los humedales del confín sur del continente americano. A tal punto llegó la desintegración de esta civilización que durante siglos ni siquiera supimos de la existencia de la misma, recién en los últimos lustros, mediante descubrimientos casi azarosos, tenemos ciertos elementos para reconstruir esta experiencia de la humanidad que, como dijimos, tuvo como una de sus peculiaridades el ejercicio del parasitismo por parte de una clase por sobre el resto de las integrantes de la comunidad. La clase parasitaria denominada “Ahiteba”, colonizó en mente y alma a quiénes no pertenecían al grupo que se identificaba por habitar un determinado lugar en la aldea misma (el lugar geográficamente del centro, más guarecido mediante construcciones de avanzada) y decididamente por ocupar los espacios de poder de la comunidad.

Las víctimas del ejercicio parasitario, unos denominados chimbos y otros gentereí (De acuerdo a los filólogos la acepción podría significar gente baja, gente ordinaria, gente común o gentuza) eran la máscara o la pantalla que sus victimarios necesitaban para ejercer los mandos de la comunidad sin ningún tipo de empacho o de excusa ante lo que claramente era no ya una posición dominante sino un lazo vejatorio e inhumano. El grado de deterioro en la autoestima de estos sujetos que se referenciaban de acuerdo al lugar donde dormían (los chimbos trabajaban en los hogares de los pudientes, pernoctando fuera de los dominios), lo podemos suponer en grado superlativo.  Por tanto no sería antojadizo arriesgar como hipótesis que este sistema devino de una base de sustentación social esclavista. El origen tuvo que haber sido naturalmente el de una cultura, como las de la época en cuestión, que mediante la sujeción por la fuerza, establecieron un sistema férreo y clásico de esclavitud. Lo peculiar es que en el transcurso del tiempo, desarrollaron un cambio de coerción desde los esclavistas hacia los esclavos. Podríamos inferir, que hasta los liberaron físicamente y los anoticiaron de que serían libres, condicionándolos en espíritu, alma y cultura. Será un misterio el develar como pudieron arribar a este grado de abstracción planificado y maniqueo, pero es indudable que surgieron del origen esclavista y en cierto período los dominantes cambiaron los grilletes o el lazo con los que manejaban a sus esclavos por la palabra y la sugestión. El desarrollo de la inteligencia política alcanzada por los Ahiteba debería ser materia de estudio aparte, pues, a diferencia de lo que se acostumbraba, al haber generado una identidad de grupo y tener la noción de los  “otros” no los atacaron, separaron o señalaron como si fuesen sus enemigos, al contrario, los contuvieron y los hicieron útiles a sus intereses sectoriales. Creyéndose superiores, no dudaron en asimilarlos, en hacerlos parte, en incluso orquestarles todo un sistema de vida que supuestamente los trataba en posibilidades a todos con las mismas chances. Los podríamos definir como unos grandes impostores o los mejores en el desarrollo de una cultura en donde el valor primordial ejecutado fue el de la hipocresía. En estos dos extremos, de los dominantes y los dominados, de sus auto-consideraciones o de la puesta en valor de su autoestima como grupos, se puede entender la mancomunión de intereses que los hizo viables como sociedad por un buen tramo del curso de la historia.

De acuerdo a manifestaciones que fueron recogidas y asimiladas por la cultura guaraní (la que absorbió indudablemente elementos sustanciales de estos sucesores suyos y que ameritaría otra investigación) hubo de existir una clara muestra de lo que acabamos de señalar mediante la relación que generaron con los denominados intelectuales u hombres de la cultura. Los gentereí poseían una alta estima, daban un valor superlativo a la suma de años, al alcance de la ancianidad. Sí bien esto es una particularidad de las culturas antiguas (siempre el perdurar con el paso del tiempo, ha sido como una referencia ante la condición sempiterna del hombre, ante lo ineluctable de su finitud el logro de permanecer en ese transcurrir en el tiempo), en este caso quienes eran representantes de una tercera generación, es decir alcanzaban el abuelazgo, decididamente eran consultados recurrentemente y por lo general, más allá de que tuviesen o no capacidad o trayectoria en el mundo de la cultura (como generadores de expresión mediante un instrumento o la palabra) los depositaban en esta suerte de gueto que les daba un lugar en la sociedad, en ese intersticio, patrimonio de los chimbos, a mitad de camino, o de lugar en verdad, entre los dominantes y dominados. Como vimos, los chimbos eran los siervos, que prestaban toda clase de servicios y a cambio de ello, recibían como premio, el permanecer unas horas en los lugares magnificentes de los Ahiteba, en sus castillos, en sus círculos de actividades tan distinguidas y limitadas para el resto, de quiénes gobernaban a esos otros con el hipnótico poder de la sugestión. La funcionalidad de los hombres de la cultura, fue decisiva y determinante para el desarrollo de ese poder hipnótico. El ropaje que le brindaban a esos ancianos que no tenían, en la mayoría de los casos, nada más interesante que ofrecer que su proximidad con la muerte, no era producto de la casuística (más adelante incluso utilizada por los jesuitas para dominar a los guaraníes) sino más bien la acción premeditada para la dominación.

Como se ha observado en otras investigaciones acerca de esta cultura que nos ocupa, una de sus festividades más importantes era un baile de disfraces y máscaras, con cantos y bailes incluidos, que reproducían o imitaban a animales o fenómenos de la naturaleza. La otra, que se daba incluso en lapsos próximos de tiempo, era una suerte de concurso de una cantata o estilo musical que los identificaba. Bajo este ritmo, que lo generaban con instrumentos de viento y con expresiones de sus intérpretes que podían incluir gritos o voceos amatorios o desafiantes, aglutinaban a muchos integrantes de la cultura e incluso de visitantes de otros lugares. Estos dos hitos o festividades, como todas, manejadas, organizadas y controladas por los Ahiteba, fueron consagradas como los hechos culturales en sí mismos. Cualquier otra actividad que refiriera a expresiones del alma, mediante la palabra o instrumentos que no tengan que ver con lo señalado, no eran consideradas acciones culturales e incluso quiénes hubiesen tenido la infeliz idea de desarrollarlas, seguramente hubieron de ser censurados y perseguidos. Los ancianos designados como hombres de la cultura, tenían como tarea el sacralizar estos hitos, incrementar las proezas que se podían alcanzar mediante el participar en las mismas, narrar en todo momento y lugar, las bondades de las mismas y señorear en tal sitial de la expresión del alma, que de acuerdo a los dominantes, eran solo patrimonio de estos ancianos que hablaban, escribían y pintaban lo que el poder les exigía que hicieran pues le debían lo que eran a quiénes manejaban no sólo los elementos concretos del poder público sino también las cuestiones abstractas de un pueblo enajenado en sus perspectivas, posibilidades y deseos culturales y espirituales. Estos perros del Hortelano o Cancerberos, fueron los precursores de los intelectuales del feudalismo, que no se distinguían de los siervos comunes o de las criadas que limpiaban las heces, más que por el servicio de divertimento que prestaban, pues la reafirmación de la colonización que ejercían no eran percibidos por estos seres, en la mayoría de los casos, carentes de talento, inteligencia, creatividad y gracia. Cumplimentaban su rol, porque así les habían asignado, sin posibilidad, ni deseo de realizar qué con sus vidas de acuerdo a los dictados de una libertad auténtica proveniente de la esencia del alma. Se estima que de los gentereí que fidedignamente hubiesen querido desarrollar una actividad cultural, entendida en su sentido lato, además de enfrentarse a la indiferencia y a la persecución por parte de estos mediocres enraizados por los dominantes, tuvieron que desarrollar una suerte de camuflaje o de acción que pasase inadvertida para el presente en el que les toco nacer y desarrollarse. No se descarta que en años venideros las investigaciones para conocer algo más de esta cultura sorprendente, pueda deparar novedades ingentes en relación a uno de los grupos, sin dudas más afectados, por el desarrollo de esta forma de vida social y política sumamente clasista, elitista y limitante para quiénes no fuesen funcionales a los amos y señores del poder.

Como toda historia no oficial, no comprobable, o que venturosamente puede pertenecer al reinado de la imaginación, de acuerdo a quiénes relatan la existencia de esta peculiar cultura, la misma hubo de terminar, de implosionar, en virtud a una terrible guerra intestina que se desató en un momento dado, por circunstancias desconocidas, pero que podemos suponer arraigadas en las profundas divisorias en la sociedad misma, la versión más fuerte (increíblemente de los pocos relatos existentes que dan cuenta de esta cultura difieren en cómo terminó sus días) señala que el desarrollo cultural del sector más acomodado, encontró una forma de adivinación del futuro, una suerte de oraculismo infalible, el descubrimiento exacto de los hechos que inevitablemente sucederían. Se vieron tras siglos imposibilitados de borrar sus huellas en la humanidad, observaron incluso, nuestro tiempo actual, en donde mediante la tecnología uno puede comunicarse sin tener nada que decir, seguir existiendo en la red, pese a estar físicamente muerto, destruir un texto interponiéndole sonidos, ruido, o vinculaciones con la excusa de crear un neologismo, una subclase de literaturidad, recrear sensaciones, mediante interfaces y considerar que son más auténticas que las verdaderas, pero lo más triste para ellos es que en tal episodio se vieron esclavos de sus propias acciones y omisiones, cayeron en cuenta que todo lo que realizaban sería analizado, una y otra vez, por motores de búsqueda, por expertos en generalidades abyectas, se sintieron banalizados y enajenados en sus convicciones más profundas. Decidieron proyectar este futuro nefasto para sus consideraciones. Todo el pueblo o la comunidad estuvo ese día, que fue el último para ellos, que cumplieron con ese objetivo de no ser presa de la repetición o reiteración estupidizante de las cosas. Su legado fue el dudar de que hayan existido, nos dejaron como testimonio una lección invalorable, ir en la búsqueda de estos antepasados, no mediante nuestros medios tecnológicos, o de nuestras excusas inventadas para no preguntarnos lo trascendente de la vida, sino que develemos las palpitaciones de nuestro corazón, que desguacemos los temores de nuestras pesadillas más funestas, que nos desprendamos de las ficciones mentales a las que nos aferramos para salir del presidio de la incertidumbre, haciendo esto, los encontramos, nos encontramos. Porque al vivir estas sensaciones tan intensas, somos lo único que jamás podremos modificar ni nosotros, ni lo que creemos, que es un vanidoso conjunto de vocablos que se articulan en frases, oraciones, párrafos e historias, y las mejores, o las más cercanas a nuestra esencia, no están frente a una pantalla, sino en la boca de un corazón exultante, o en la mano de un prodigio que relate con ferocidad mental lo sucedido, haya ocurrido o no, pues como vimos, o sentimos, eso hace tiempo ha dejado de tener importancia.

Francisco Tomás González Cabañas
             Corrientes – Argentina

                                    

 

Revista Dúnamis   Año 9   Número 9    Octubre 2015
                                  Páginas 25-31

La muñeca de la Capilla

 

La muñeca de la Capilla

A la dama de sociedad de la Iglesia.

No fue sólo una historia cursi
que soñé del Titanic.
El amor acabó
al trabarse la cajita del órgano.
La chica aporcelanada
sigue su procesión de Viernes Santo…
Tan distante y descolorida,
pero irresistiblemente bella….
Reclinada,
contándole al viento sus pecados.
Tan hermosa y desgraciada,
tan expresiva y humillada…
¡No le es permitido fugarse
de la cárcel
que su abolengo le ha impuesto!
Sólo desea amor,
pero vive teledirigida….
su dignidad se limita
a convertirse en trofeo de algún patán.
Desea hacer explotar su cuerpo,
pero las imágenes no tienen dinamita
para estremecerle las entrañas.
Persigue incesantemente la pasión,
la busca debajo de las bancas,
entre las rutas que forman
las hormigas
abajo del reclinatorio.
Busca la batería apropiada
que le devuelva la vida a Supermán.
O qué el superhéroe la rescate
desde la imagen de alguno de los
santos en que se halla preso.

Al finalizar la misa
yace impávida, irreal…
como una verónica frustrada…
¡Cómo esta sociedad
se cansa de tallar plásticos
ajustables a rostros de porcelana !
La deseo,
quizás me desee…
Probablemente el eco
de mi lascivia
aún rebote
entre las columnas
erigidas en piedra.

           Alexander Anchía Vindas
Barrios del Sur, San José – Costa Rica 

 

 

Revista Dúnamis   Año 9   Número 9    Octubre 2015
                                    Páginas 23-24

Luciérnaga Engreída

 

LUCIÉRNAGA ENGREÍDA

¡Cómo sacar del alma la gruesa espina,
sí las lágrimas manchan todo el papel!,
duele el ser despreciado en cada esquina
por la cósmica ruta henchida en hiel.
Cae el telón macabro bajo la encina
que fungía de corcho a mi joyel,
cada verso artesano, cual gasolina,
perforaba agujeros en nuestra piel;
¡mi alma soltaba gritos en la colina
y tú la disfrazabas cual oropel!
-¡Poeta ya no suenes esa ocarina!-
Me dijo el corazón…, y sonó cruel.
¡Cuánta razón tenía!, tu alma asesina
solo ha deforestado nuestro vergel;
me hipnotizó tu luz, luciferina
maléfica y locuaz, también infiel,
no habrá un hasta luego, ¡sé libertina!,
y al dejarte esta carta sobre el mantel
sé que no extrañará tu danzarina
luciérnaga engreída a mi clavel.

               

        Jsoe Batazos
(Franklie J. Ciliberto)
Valencia – Venezuela

        
               
                                

Revista Dúnamis   Año 9   Número 9    Octubre 2015
                                    Página 22

Los Pliegos de la Vida

Los Pliegos de la Vida

Escrita ya está la vida
destino que se lamenta
por ser lo que es
por estar fuera de nuestro control.

Futuro predicable
o tal vez, simplemente irresistible.
Cualesquiera que fuesen las promesas
rotas se encontrarán
ya que la vida no se controla.
No sabes siquiera cuando fallará.
Fin inesperado, o realmente deseado.

Que no sabes que hay en la vida
no sabes en verdad que es vivir.
Realidad perdida, sin fe
con agonía, con dolor intenso
tanto como la verdadera vida.

Palabras con vida, verbos que sienten
oraciones reales que en la realidad mueren.
Sentimientos en cada verso
en cada respirar en las pausas
que el cuerpo realmente siente necesarias
sin serlas en verdad.

Callar en cada silencio
para poder admirar el hablar
leer con gran tranquilidad
tratando de comprender siquiera
la consistencia de la palabra.

Que se va la vida
como el pasar hoja por hoja
restregando la mirada en cada palabra
encontrando el porque de cada una
como en el leer la obra del amar.
Esperando esperar el final
el ilustre e inesperado final
que deja atónitos los ojos del lector
que es el escritor en realidad
el escritor de la vida, en su pensar.

 

        Lázaro C. López Bautista
               Mérida – México

    
                                

Revista Dúnamis   Año 9   Número 9    Octubre 2015
                                    Páginas 20-21

Luna

 

 

Luna

¡Oh, luna de jazmín, egregia y fraternal!
cegante luz de plata risueña entre mi aliento,
soberana del bosque que viste en su aposento
el brío de sus rayos en fiebre maternal.

Navegas cual corcel el verdor terrenal
de los campos ubérrimos, vibrante sobre el viento
abrazas a las flores desde tu firmamento,
¡Oh, luna de retazos, murmullar inmortal!

Dulce y serena miel fúlgida en mi tintero,
siembras en tu fragancia la dorada ilusión
del vuelo sempiterno de un latir pasajero.

Nelumbos y claveles abren tu corazón,
¡Oh, luna de mi vida! Como un verso viajero
te contempla la brisa tintando tu emoción.        
               

    

          Azul de Cianuro
   (Winston N. Sire García)
Puerto Armuelles – Panamá

        
                   
                                

Revista Dúnamis   Año 9   Número 9    Octubre 2015
                                    Página 19

Borderline

 

BORDERLINE

La noche traga los gritos
exasperados del silencio:
invisibles y apabullantes,
densos como el humo
de estos recuerdos que fumo
con la rabia atragantada
en la garganta.

Escupo las cenizas de anhelos,
sentimientos resquebrajados,
ajados y moribundos,
que se escurren entre mis dedos,
falanges que aún arañan el aire
para aferrarse a los restos
del cadáver de tu nombre,
que se diluye sin prisa,
inmisericorde en la distancia.

 

        Marco Antonio Rueda B.
               Xalapa – México

    
                                

Revista Dúnamis   Año 9   Número 9    Octubre 2015
                                    Página 18

Ángel de Noche

 

Ángel de Noche

Con alas de noche negra, se fueron tejiendo sueños,
anudándose en estrellas solitarias en su cielo,
tiempo trenzado en cascadas de segundos que no fueron,
inventando paraísos en océanos de hielo.

Ángel de pasión ardiente, de rojo fuego incendiario,
¿Quién fue quien prendió tu llama calcinándote en sus brazos?

Cada noche un nuevo sueño, una pasión renacida
en un poema de pieles, escribiéndose en caricias,
besos que se reinventaban en bocas ya conocidas.

Ángel de melancolía volando en un cielo ajeno,
¿A quién le diste tus alas para que escribiera versos?

Plumas de negro satén, escribiendo sobre el viento
diccionarios de silencios,
noches deslizando entre los dedos,
rebeldía de poeta jugando a ser un Dios;
Promesas de amor…

 

        Carmen Cano David
Talavera de la Reina – España

    
                                

Revista Dúnamis   Año 9   Número 9    Octubre 2015
                                    Página 17

Nana Ramona

 

Nana Ramona

De mi bisabuela Ramona, no puedo contar más de lo que quisiera. Desde que recuerdo, ella era una mujer mayor, bastante mayor; ciega y confinada a una cama hasta esos últimos días.
No la conocía de hace tiempo, ni tuve la forma de entablar el dialogo, pues era un niño, con bastante sensibilidad al sufrimiento ajeno y eso me obligaba a distanciarme.
Recuerdo que ella miraba por tactos. No sé cómo se desarrollan esos dones, pero pasaba de alto su ceguera cuando abría las pupilas en sus dedos. Me paraba frente a ella -mientras se acomodaba en su cama- y en silencio miraba sus gestos; sus gritos que sacudían la casa de La Miama y esa morena piel que en ella colgaba; parecía columpio sin frenos. Parecía no tener peso ni distancia.
Mi madre decía:
¡Amá! -y la tocaba suavemente-.
¡Amá, Son yo, Isabel!
La Nana reaccionaba.
-¡Chabelita! ¡Chabelita! ¿Eres tú? -mientras palpaba el rostro de mi madre-.
-¡Si amá! -contestaba sonriente, y acariciaba su mano-.
-Mira, aquí está el Coke.
-¿Quién?
-Mi hijo, el más chico.
Entonces yo me acercaba con cierto temor, tomaba su mano y le hablaba:
-Hola Nana.
-¿Cómo estás?
-Muy bien, saludándola.
Ella me tocaba el rostro.
-Estás muy grande, y muy guapo mijito… ¿En dónde está tu mamá?
Así era como yo entendía que era momento de retirarme a perder el tiempo con mis primos. Mi mamá se quedaba un tiempo hablando con ella, luego todo volvía a la normalidad supuesta. Después las palabras de mi Nana se convertían en tristes alaridos lanzados atrozmente por toda la casa.
“¡Tengo hambree!” “¡Chabelitaa!”
(Entre otros…)
Así pasaron años. Algunos parientes fallecieron sin poder contemplar siquiera la premisa del sepulcro de Ramona.
Rogelio. Mi tío abuelo (por ejemplo) que vivía a las afueras de Obregón, y quien por muchos años acompañó y asistió a mi abuela; trágicamente colgó los tenis antes que nuestra longeva madre.
Después de eso, la opción técnicamente más rentable, fue embarcarla hacia Nogales, donde sería puesta sutilmente en un cómodo asilo franciscano, repleto de monjas y fieles practicantes y voluntarios del lugar.
Así fue como -a mi corta edad- me ponía frente a frente con los relojes biológicos, todos conglomerados en algún sitio gris y sombrío, pintado con la fachada del feliz descanso.
Mi madre fue una ferviente asistente de mi nana. Acudía al asilo casi cada semana, y yo solía acompañarla. El lugar era bonito: una puerta enorme para mí en esos días. Paredes de ladrillo pintadas café, pasillos largos con ventanas amplias. Un jardín botánico atravesado por caminos conectores y una fuente coronando el centro del recinto.
Los viejos andaban por ahí; aquellos que por historias desfavorables, aun siendo útiles se les confinó al encierro; pero aquellos que corrían con peor suerte, sólo miraban el cielo por las ventanas. Los tristes que no podían mirar, se resumían a contar historias, a divagar constantemente o lograr lanzar un buen chiste. Otros sólo podían agonizar.
Ahí pasamos muchas tardes yo y mi mamá, andando de aquí y allá con la Nana, visitando el asilo y nadando entre los dulces y fríos cuerpos de la vejez.
Con el paso del tiempo, Ramona por fin decidió dejar a la muerte hacer su trabajo, y a sus más de 100 años, la guadaña tocó a su puerta.
Para ese entonces, no recuerdo sí mi mamá ya estaba enferma de cáncer, o algo similar propició el distanciamiento, pero del funeral no fuimos presentes, y en lo personal, vagamente informado.
Sin embargo, aún quedaba conmigo esa imagen de sus manos videntes, de su piel prensil y morena; de aquella voz que repetía y añoraba el nombre de mi madre, como después yo lo hice.
Querida Nana Ramona, estarás lejos, muy muy lejos en algún lugar del olvido, como todo aquello que muere.
Pero ahora me pregunto:
¿Estarás tocando el rostro de mi madre, donde sea que estén?

 

Jorge Luis del Villar Badillo
        Nogales – México

    
                                

Revista Dúnamis   Año 9   Número 9    Octubre 2015
                                    Página 15-16

Metáfora Loca

 

 

  METÁFORA LOCA

He visto un poema que llora burbuja
y al niño delgado con ojos de aguja
los peces vuelan con sus alas rotas
el hombre que danza las tristes derrotas

Se despista la lluvia con sonar ignota
se rie un ave con rebosar de gaviota
el viento llora hasta morir de lamento
la sirena aparece a derretir el evento

El sol se aparece con olor a sonrisa
mirando una letra que en la tierra agonisa
las flores volaron del jardín de fortuna
el mar las consuela volando a la luna

La tierra es espejuelo de piedras celeste
Un hada besando el cordel del oeste
llevando una prenda a la nueva doncella
mariposas vuelan y ruge una estrella.

 

C. Siomara Henriquez de Goldman
       Morazán, Yoro – Honduras

    
                                

Revista Dúnamis   Año 9   Número 9    Octubre 2015
                                    Página 14