El Cisne

Autor:  Azul de Cianuro
             Puerto Armuelles – Panamá

 

El Cisne

 

¡Oh, cisne!, en tu garganta duerme el arpa
que salmodia los versos del ayer,
ves rugir a la luz que tenue zarpa
esperando volverse amanecer.

Tu sentir por el lago crece y crece,
te engalanó Rubén de sinfonía
como la blonda aurora que fenece
y resucita hecha poesía.

Consagrado a la venus de los griegos
fue tu sustuosa *bláncura de nieve.
Tirad de la carroza de los fuegos
que tu alma un vuelo onírico soleve;

a los campos elíseos marchad,
acompazad al blanco de los cielos
tus grandes alas llenas de beldad,
soltad con tal denuedo tus anhelos.

(¡Oh, cisne!, ¡oh, sacro pájaro lacustre!)
no eres ave de lengua castellana,
ni ensalsas la palabra ardua e ilustre
que atesoran los bardos del mañana.

En aguas solitarias por los juncos
ha de buscarte el velo del ocaso
con su ósculo emblemático y bayunco
y sonará tu canto en ese ocaso,

como en otrora la lira del Apolo
por tus alones fuese sostenida
y llevadó en armónico *tremólo
se escuchose tu ánima tundida.

¡Quién fuese como tú!, con ese encanto
que a Leda enamoró en un descuido.
Al legarlé las flores de un acanto
y posar en sus senos su libido.

¿Quién encarnará el gen de tu conjuro,
cuando tu blanco muera en el confín
y quedé el lago lóbrego e impuro
huérfano de la voz de tu clarín?

¿Quién, (¡oh cisne!), ave errante y de ensueño
que fue numen de Ovidio y de Platón,
entre otros; vestirá con tu diseño?,
¿quién, majestuoso cisne cimarrón?

 

Revista Dúnamis   Año 11   Número 16  Marzo 2017
                                   Página 3-4

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *