Sol Ariano

Autor:  Alvaro Torres Calderón
             Lima – Perú

Sol Ariano

Intentas llegar
Hacia el final del camino
Pero en cada tropiezo
Queda una herida profunda
En tu cabeza.

Dicen que de tropiezos
Uno aprende y trata
De no repetir,
pero cuando el signo deja
Que el impulso gane
Nada ni nadie puede cambiarte.

Carnero taimado,
vuelves a dar con el mismo árbol
Madera dura,
choque de piedra con piedra.
Chispas, fuego, hierba perdida.
Se enciende el bosque apacible y
el paraíso se vuelve tortura macabra
del cual realmente quisieras escapar.

Al mismo tiempo
saboreas el ardor de las llamas.
Si comes totalmente del fruto tentador
Te das cuenta que lo debiste comer
en cuotas mensuales sin intereses.

El bosque ya no está.
Solo un degrade grisáceo.
El carnero por fin derrumbó el árbol,
Pero jamás llegó a penetrar su madera.
El aliento de cada hoja resistió
el embiste porfiado y demoledor.

Aries de Marte, hueso de fuego.
Rabia de papel y viento tardío.
Solo queda caminar y tropezar
sobre el camino rocoso.
Queda la certeza que al herirte explotas,
Y el mundo contigo.

Revista Dúnamis   Año 10   Número 15   Noviembre 2016
                                   Páginas 22-23

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *