Monthly Archives: April 2016

Versos Llorando

Autora:  C. Siomara Henríquez de Goldman
                Morazán, Yoro – Honduras

 VERSOS LLORANDO

Pluma en pena, encima de mi papel,
se complace al mirar la rima rúnica.
dejando su esqueleto en el cartel
se seca la tinta, con tristeza única

Se refina la musa, en un randel,
con lo fino y lo suave de la música
la lira con espectro de pincel,
¡augura las rimas…, hacerla pública!

Ordenan publicarle su secreto,
sin dirigir la copla del petisú.
Eso aumento las lágrimas del dueto.

Atizando la brisa del libreto;
llega el misterio que guarda mi haiku,
¡con los versos de llanto del soneto!

Revista Dúnamis   Año 10   Número 12   Febrero 2016
                                   Página 16

La Vereda de Enfrente

Autora:  Beatriz Rastaldo
                Cañada de Gómez – Argentina

 

La Vereda de Enfrente

El misterio estaba ahí, en la vereda de enfrente. Tan cerca y sin embargo era un océano indescifrable. El tráfico incesante iba seccionando trazos de los edificios de aquella vereda, como un cuadro abstracto, detenido en un desafío. París estaba en llamas y en su corazón no había una gota de agua.
Se sentó en el umbral de una lujosa vidriera, los transeúntes pasaban, ignorándolo. Otro bohemio en esta ciudad de bohemios locos, seguro pensarían. El ajeno a todo…solo pensaba y pensaba, mientras la vereda de enfrente se acercaba…se alejaba…se apagaba…se encendía.
Su mente se fue poblando de imágenes sepias…su madre sacando brillo a las tacitas de porcelana, su padre, llegando al mediodía y sacándose como si fuese un rito, la gorra siempre debajo de la puerta, su hermano gemelo, solo fue una persona cuando él vivió, fue un niño feliz, un adolescente con sueños y enamorado del futuro, pero un día bruscamente se convirtió en una mitad…su gemelo murió, y así se sintió siempre…la mitad…luego sus padres se convirtieron en sombras dolientes desapareciendo con el tiempo.
Quizás ahí empezó lo de la vereda de enfrente…o no, quizás fue por María, si también por María… su piel de nácar, su risa de campanas Repicando, sus ojos de misterios como estrellas. María y sus mentiras…
Y ahora estaba ahí, antes sus ojos la vereda de enfrente, y el reloj del campanario que le decía que llevaba seis horas, recordando con la mirada fija.
El alba despertaba. París dormía a sus pies, que lentamente dieron los primeros pasos… uno…dos…tres… el tráfico apurado, la calle y sus ruidos, las luces, frenos a destiempo, gritos, la oscuridad en sus ojos cansados.
Inalcanzable, enfrente, la vereda era un océano indiferente ante un corazón sin latidos.

Revista Dúnamis   Año 10   Número 12   Febrero 2016
                                   Página 15

Sombrero

Autora:  Gina Barrios M.
                Ciudad de Guatemala – Guatemala

 

Sombrero

Un sombrero para el sol,
Otro para la lluvia
Y otro para la fiesta.
Un mismo sombrero
Que acompaña,
En toda situación.
Solo debes de observar
Su personalización,
Pues es un sombrero de tres.
Tres días distintos
Que se únen en uno.
Días de sol, de lluvia y de fiesta.
Sol de bienvenida,
Lluvia amiga
Y fiesta distraída.
Un sombrero que
No lo es completamente;
Sombrero llamado personalidad.

01 de febrero del 2016

 

                 

Revista Dúnamis   Año 10   Número 12   Febrero 2016
                                   Página 14