Dualidad: Miedos y Recuerdos

 

 

DUALIDAD: MIEDOS Y RECUERDOS

Estaba silenciosa la noche, y el cielo carecía de brillo. No había luna, y las gélidas estrellas se habían arropado con gruesas nubes negras. El reloj marcó las onces y estoy sentado en la casa de campo pensando en las viejas historias que me hacía mi abuelo, hace diez años. Historias terroríficas con las cuales impedían que saliera de noche. Hacía mucho tiempo que no visitaba el campo. Los muchachos, quienes fueron mis amigos de infancia, me invitaron a una fiesta en la que se amanecería. Les dije que me quedaría en casa con mis padres hasta la media noche y luego iría para estar con ellos. No conozco el miedo. Es la doce, y con una linterna alumbro el sendero que tránsito. Los grillos entonan un nostálgico canto, y el viento emite un silbido de mal auguro. Inmediatamente crucé el río comencé a escuchar unos pasos algo distante, pero cada minuto más cercanos, pensé que la mente me engañaba, pero no; entonces traté de engañarla a ella pero fue inútil. Llegaron a mi cabeza las viejas historias. Y de repente comencé a sentir que alguien me pisaba los talones. Miré hacia atrás y no vi nada. Mi corazón tembló, y mis pies se pusieron livianos cómo el viento. Emprendí la huida, y al hacerlo dejé de sentir el invisible ser que me perseguía, y me sentí aliviado, aunque no por mucho tiempo, ya que bruscamente me estrellé contra un horrísono ser (el mismo que me perseguía). Era más horrible de lo que me habían narrado, no cabía en la imaginación de nadie. Mis piernas se debilitaron, al oír la mefistofélica y espectral voz que dijo: “a mí nadie se me escapa” Al ver el ademan de sus horribles manos, me desmayé. Al otro día aparecí en la iglesia, sin saber quién me llevó. No tenía un rasguño, pero mi mente aún no coordinaba, y por dos días de mi boca no salieron palabras.

                                   

             Leugim Sarertnoc
            (Miguel Contreras)
Dajabon, República Dominicana

 

Revista Dúnamis   Año 9   Número 7    Agosto 2015
                                    Página 23

Comments

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *